Blog

VOLVER

Protocolo para tener claridad en momentos de estrés ✨

Primero tienes que saber que el estrés que no es crónico, no es malo. El estrés es un mecanismo que se pone en marcha cuando una persona se ve envuelta por un exceso de situaciones que superan sus recursos.

 

En estos casos la persona experimenta una sobrecarga que puede influir en el bienestar tanto físico como psicológico, entonces el estrés es un mecanismo de autodefensa.

 

Cuando estás ante una presentación importante en el trabajo o ante algo que represente un importante logro para ti, el estrés te va a mantener en pie… por eso un estrés controlado es bueno y es importante.

 

Pero cuando sostienes en el tiempo muchas cargas de estrés, en vez de ayudarte te va a generar efectos adversos que obviamente van a afectar tu calidad de vida.

 

¿De dónde viene el estrés?

 

Hace miles de años cuando el ser humano se dedicaba a la caza, el estrés era el que le alertaba el peligro y esto tenía todo el sentido del mundo porque sin estrés nuestros antepasados no hubiesen sobrevivido a los depredadores y climas hostiles.

 

Ahora las adversidades que tiene la comunidad moderna son muy diferentes y las situaciones cotidianas o laborales te llevan a activar el mismo mecanismo de estrés que tenían nuestros antepasados pero sin la necesidad de que tu vida corra peligro.

 

El estrés es una respuesta que tiene el cuerpo ante una amenaza o peligro y esta amenaza o peligro y puede ser real o puede ser imaginaria, el estrés se activa igual.

 

Cuando la mente es consciente de que está en peligro, las defensas del cuerpo se disparan automáticamente de forma casi inmediata y ahí es cuando se empiezan a sentir los efectos del estrés.

 

Casi a diario se presentan situaciones inesperadas o complejas las cuales producen estrés y si no tienes cuidado con esto, la mente se puede nublar con pensamientos negativos repetitivos y eso va a afectar seriamente tu capacidad de respuesta y toma de decisiones.

 

Es muy importante reconocer qué situaciones te estresan (porque a todas las personas no les estresan las mismas situaciones) para que puedas activar el protocolo de respuesta que te voy a dar más adelante.

 

¿Cuáles son los efectos que causa el estrés crónico en el cuerpo?

 

El estrés crónico sí puede ser muy perjudicial porque afecta tanto física como psicológicamente.

 

El sistema nervioso central de nuestro cuerpo no es tan bueno para distinguir cuando una amenaza es física o es emocional, cuando es real o imaginaria.

 

Entonces cuando esa amenaza de vida o muerte está activada constantemente, el cuerpo empieza a tener una respuesta inflamatoria. 

 

Hay cifras que hablan que el 90% del estrés que tienen casi todos los seres humanos se da por el día a día. Ni siquiera por situaciones específicas sino por el ritmo acelerado del día, exigencias y cumplimiento de objetivos, roles que se nos imponen y hacer varias cosas al mismo tiempo.

 

Pero cuando el mecanismo de defensa se está activándose constantemente (el estrés) cada vez es más difícil que nuestro cuerpo pueda desactivarlo solo o sea que el cuerpo se va a acostumbrar a que tenemos que estar en constante alerta.

 

Escaneo de pensamientos

 

El escaneo rápido de los pensamientos y hacerte las preguntas acertadas va a automáticamente auto regularte en el momento de crisis y poco a poco vas a cambiar la forma en que experimentas esa situación estresante.


 

  1. Reconocer el por qué: antes de llegar a esa situación tienes que aprender a cambiar tu forma de percibir los eventos del día a día porque así sí vas a poder hacer una diferencia entre una vida caótica o una vida armoniosa. Entonces el primer paso sería reconocer: ¿por qué te estás estresando? 

 

  1. Hacerte las preguntas correctas: para ir manejando esa situación antes de que te llega a estresar:

 

¿Qué puede ser lo peor que podría pasar si las cosas no salen como lo tienes en mi mente?

¿Estás esperando que tu tranquilidad venga de los resultados o que venga de algo externo de otra persona o puedes estar tranquila aunque no todo salga como quieres?

¿Cómo interpretarías esta misma situación si no estuviese estresada?

 

Tienes que meterle un poco de razón a la situación y al comportamiento de respuesta.

 

La raíz de la interpretación de todas las cosas que nos suceden está en cada uno. No está en lo que está sucediendo. Básicamente está en cómo lo interpretas (de adentro) y no la situación en sí (de afuera). 

A continuación voy a darte el protocolo para que puedas empezar a auto regularte en estos casos de estrés y manejes la situación con claridad. 

 

1. Admitir la responsabilidad

 

Mucho del estrés en nuestras vidas siempre va a provenir de que quieres evadir tu responsabilidad.

 

Por ejemplo: si alguien dice que hiciste algo mal tu respuesta automática es defenderte: la negación.

 

Entonces cuando tratas de maquillar tu parte de responsabilidad, evades tu participación en la solución del problema y limitas el aprendizaje y te enfocas en la defensa. 

 

El primer paso es aceptar tu parte de responsabilidad en dicha situación y así te vas a librar de una carga emocional y vas a poder canalizar tu energía en acciones mucho más efectivas para enfrentar dicha situación.

 

2. Aceptar el desafío

 

¿Cómo puedes empezar a aceptar los desafíos que está trayendo cierta situación estresante?

Empieza a notar algún patrón en las situaciones que te provocan el estrés.

 

Vas a ver que casi siempre esas situaciones inesperadas son situaciones que te sacan de tu zona de confort: un divorcio, un despido, una mudanza… este tipo de situaciones fuertes te llenan de estrés.

 

Estas emociones estresantes exigen que mejores alguna habilidad, que aceptes el desafío que se te presenta y lo tomes como una oportunidad para mejorar.

 

Por eso para pensar con claridad en medio de una situación de estrés, siempre va a resultar clave aprovecharse de la situación y verla como una oportunidad.

 

3. Recordar los obstáculos que superaste en el pasado

 

Recuperar el control de los pensamientos es recordar aquellas ocasiones en las que lograste sacar el mejor resultado de una situación similar y así te vas a dar cuenta que aunque hoy te parezca la situación inmanejable, si miras atrás seguro tuviste una más grande que superaste.

 

Recuerda el obstáculo que superaste en el pasado para afrontar el obstáculo que estás teniendo en el presente.

 

Esto también te va a ayudar a que pongas las cosas en perspectiva, a despejar los pensamientos negativos y a poner el foco en la acción.

Es lo que siempre hablamos: en vez de quedarnos paralizados por alguna situación fuerte, una emoción fuerte… siempre tenemos que accionar para avanzar.

 

4. Hazte la pregunta: ¿Qué es lo peor que puede suceder?

 

¿Qué ocurriría si no terminas a tiempo el proyecto? ¿Si no consigues cerrar la venta con ese cliente? ¿Si no consigues pagar tus deudas en la quincena?...

 

El no hacer cierta situación que causa estrés no va a ser tan mala como lo imaginas.

 

Si estás estresada no lo ves claro ,pero cuando aterrizas y te haces la pregunta te vas a dar cuenta que no va a ser tan malo como tu mente lo imagina.

 

Reconocer cuál sería el peor escenario no debería significar que nos conformemos con cualquier resultado, sino que vas a poder enfocar todas tus energías en superar los obstáculos sin ese peso emocional de que algo grave pudiera suceder.

 

5. Poner el cuerpo en movimiento

 

Todo lo que tenga que ver con sentir el cuerpo te saca de esos momentos incómodos que puedes estar pasando a causa del estrés.

 

Hacer actividad física con regularidad, practicar técnicas de relajación, respiraciones profundas, meditaciones, yoga taichi, masajes, recibir un abrazo… todo lo que tenga que ver con sentir el cuerpo.

 

Lo que tienes que hacer siempre es encontrar maneras activas de controlar el estrés porque hay veces que también puedes pensar que ver la tele o estar en las redes sociales pudiera desestresarse pero estas actividades pueden ser relajantes en el momento pero a la larga pudieran aumentar el estrés entonces. Siempre hay que encontrar maneras activas para combatir el estrés.

 

✨Si estás pasando momentos prolongados y frecuentes de estrés te recomiendo que acudas a un profesional en la materia para que te ayude a resolver este tema✨

 

Una nalgada,

Ross Bandass.

 

La autora es la psicóloga Isabel de la Fuente @sientopsicologia

Foto de Anthony Tran en Unsplash