Blog

VOLVER

Cómo entrenar la glándula de la felicidad

¿Sabes cuál es el secreto de las personas de éxito? Es que ellos son maestros manejando su energía vital.

 

La energía vital es el bien más preciado que tenemos los seres humanos.

 

Físicamente la energía vital se produce dentro de una glándula llamada glándula de la felicidad.

 

Está concentrada en el centro del pecho justo detrás del esternón y forma parte del sistema inmunitario. Se sabe que un buen funcionamiento de ella es determinante para el bienestar y la salud del ser humano.

 

La glándula responsable de esta energía se llama Timo y según sea nuestro estado de ánimo, va a crecer o a decrecer.

 

Si te sientes positiva la glándula crece; si te sientes desanimada, que quieres estar acostada todo el tiempo sin ganas de hacer nada, entonces la glándula va a decrecer.

 

También se dice que está directamente conectada a los sentidos, la conciencia y el lenguaje.

 

La energía vital es algo que se puede sentir, es algo físico; porque a veces lo escuchamos como algo muy espiritual pero no, físicamente sí tenemos éste pequeño órgano que es responsable de que tengamos o no esta energía.

 

El principio fundamental de la energía vital es que todos nacemos con un caudal de esta energía y es responsabilidad de cada uno de nosotros cuidarla y distribuirla de la manera más sabia.

 

Esta energía, de la cual es responsable esta glándula Timo, es la que hace posible que nuestra salud se restablezca sin importar cuál sea la dolencia.

 

Los sabios antiguos de hace miles de años atrás decían que gracias a ella está el verdadero remedio de la curación. No en medicinas ni en en tantas cosas de la época moderna: nuestro mismo cuerpo es tan sabio que es capaz de generar la curación a las diferentes dolencias que todos podemos experimentar.

 

Desde el punto de vista fisiológico, la energía vital se debilita por el anormal funcionamiento del aparato digestivo, los pulmones y la inactividad de la piel y esto provoca que haya una intoxicación progresiva y envenena y enerva nuestro organismo.

 

Hablando de la falta de energía… Muchas personas cuando duermen bastante pueden seguir sintiéndose agotadas y no saben por qué.

 

Esto puede ser un síntoma o una llamada de atención que el organismo está lanzando para que te detengas a ver y a comprender el problema de fondo.

 

Normalmente tiendes a pensar que ese mensaje de tu cuerpo tiene que ver con factores externos pero lo que tienes que tener siempre muy claro es que todo lo externo te afecta porque tú misma has adoptado la decisión de permitirlo.

 

Entonces, cuando el ser humano se encuentra en armonía con uno mismo y con su entorno vive en salud, sin embargo, cuando esta consonancia falla tanto hacia afuera como hacia adentro aparecen los síntomas de que algo no está andando bien.

 

Como la energía vital es el combustible de la mente, debes saber a qué dedicarla y no gastar de más. Debes conservarla para cuando sea necesaria.

 

Si tu gastas la energía vital en cosas que no te aportan bienestar, vas a estar en un balance negativo y empezarás a caer en la zona oscura, es decir, la zona depresiva donde ya no existe ninguna posibilidad mental de comprender, ni de entender, ni de actuar y te anulas totalmente.

 

Entonces cuando surgen momentos que te sientes mentalmente confundida esto puede ser síntoma de que tu energía vital está descendiendo.

 

Te puedes hacer la pregunta: yo que estoy haciendo para gastar esta energía vital?

 

Puedo estar haciendo un mal uso de mis sentimientos?

 

Puedo estar haciendo un mal uso de la forma en como estoy pensando?

 

Y todo esto está haciendo que sientas que estás sufriendo ante la vida.

 

La energía vital va a descender o va a ascender de acuerdo a la forma en cómo se manejan los pensamientos, los sentimientos y las emociones.

 

La energía vital es muy importante, se puede pensar en ella como que es la luz. La luz es un equivalente de tu energía vital y de tu actitud mental.

 

Por ejemplo, si tienes una actitud mental de amor, de alegría, de entusiasmo generalmente no vas a estar sujeta a la situación oscura de los vampiros energéticos porque a los vampiros no les gusta la luz, les gusta la oscuridad, entonces los vampiros se van a ir cuando vean toda la luz que irradias.

 

Pero si estás en situaciones mentales depresivas obviamente vas a ser muy susceptible a cualquier tipo de situación oscura. Es un momento en el que no tienes claridad mental, no tienes capacidad de crear algo porque estás en un estado de baja energía.

 

Por eso es tan importante aprender a manejar la energía vital para que ascienda y se mantenga muy cerca de la zona de luz y que no descienda de allí. No tienes que estar siempre en lo top pero es muy importante no dejarte caer a la zona oscura.

 

Cuando hablamos de energía vital también podemos hablar de la filosofía higienista.

 

La filosofía higienista es una filosofía de vida que considera que el estado natural del cuerpo humano es la salud y que frente a la enfermedad el organismo es capaz de auto regenerarse y recuperarse pero para ello deben darse una serie de condiciones que favorecen este acontecimiento.

 

Para la filosofía higienista el ser humano se compone de tres cuerpos que deben ser alimentados adecuadamente.

 

Estos son el cuerpo físico, el cuerpo mental y el cuerpo emocional.

 

Cuando algo está afectando en uno de ellos también lo está haciendo en los otros ya que todo lo que hacemos, lo que sentimos y lo que pensamos está relacionado entre sí.

 

No se puede sanar una parte aislada del resto. La enfermedad, desde esta perspectiva, no es un fallo ni una función errónea del cuerpo sino un intento de recuperar el equilibrio mediante una acción que implica a todo el organismo.

 

Para aumentar la energía vital tienes que trabajar en el equilibrio entre los tres cuerpos que son el físico, el mental y el emocional.

 

Acá te doy mis recomendaciones para elevar tu energía vital:

 

Meditación: meditar ayuda a silenciar la mente y a conectarse con uno mismo. Permite sentir las emociones sin juicio y vivir conscientemente, aunque sea por unos minutos.

 

Yo diría que la meditación es una de las maneras más eficaces y efectivas para aumentar la energía vital.

 

Rodearse de personas y cosas positivas: rodearse de personas que sumen, que hagan reír, que impulsen a crecer y y así todos esos ánimos positivos se van a contagiar y automáticamente van a aumentar la energía vital.

 

Cuidar la alimentación: esto es primordial para que el cuerpo funcione al máximo porque una alimentación inadecuada es una de las principales razones por la que la energía disminuye.

 

Hidratarse: mantenerse hidratado va a ser una ayuda para que mantenerte con energía. Una buena cantidad es alrededor de dos litros de agua todos los días.

 

Descansar: educar al cuerpo para que cumpla horarios de por lo menos siete u ocho horas diarias de sueño.

 

Conectarse con la naturaleza: caminar descalza en un parque, abrazar un árbol… Cuando haces estas cosas te conectas con el todo.

 

También siguiendo la misma idea de conectarse con la naturaleza está apreciar a tu alrededor: dedicarle un rato a apreciar todos los elementos: mirar un atardecer, el mar, escuchar las aves… como normalmente estas cosas se dan por sentado, apreciar a tu alrededor te va a ayudar a mantenerte con energía.

 

Ejercitarse: mantenerte activa mediante una práctica de ejercicio que sea de tu agrado te va a ayudar con el manejo de tu energía vital.

 

´´Los maestros son más maestros todavía por la energía que manejan que por la misma sabiduría que tienen y no permiten que su energía se baje´´

 

Una nalgada,

Ross Bandass

 

La autora es la psicóloga Isabel de la Fuente @sientopsicologia

Foto de Jackson David en Unsplash